• UNIDAD DE FERTILIDAD Y ESTERILIDAD CONCEBIR

Tratamientos Generales

Cirugía laparoscópica e histeroscópica

Dentro de los procedimientos que podemos realizar tenemos la extracción de tumores intracavitarios como los pólipos o miomas que obstaculizan el normal funcionamiento de la cavidad produciendo sangrados uterinos disfuncionales y convirtiéndose en verdaderos anticonceptivos.

Histeroscopia en infertilidad.
El desarrollo actual de nuevos sistemas de fibras ópticas nos permite utilizar técnicas endoscópicas de avanzada como es la histeroscopia  que nos brinda la facilidad de ver y realizar procedimientos dentro de la obscuridad de la cavidad uterina y llegar a diagnósticos precisos y a la   recuperación funcional y mecánica de dicha cavidad, lo mismo que tiene un  valor incalculable para  la implantación del futuro embrión durante el embarazo.

Dentro de los procedimientos que podemos realizar tenemos la extracción de tumores intracavitarios como los pólipos o miomas que obstaculizan el normal funcionamiento de la cavidad produciendo sangrados uterinos disfuncionales y convirtiéndose en verdaderos anticonceptivos.

También la histeroscopia nos permite valorar la calidad del endometrio, que es el sitio donde se anida el embrión y al mismo tiempo tomar muestras (Biopsias) para determinar las diversas fallas que puede presentar el endometrio durante el ciclo menstrual. Con esta técnica podemos realizar reconstrucciones de la cavidad cuando existen deformidades anatómicas de nacimiento como los septos intrauterinos que son verdaderas barreras que impiden la implantación y el crecimiento uterino durante el embarazo y también cuando existen deformidades adquiridas como el síndrome de Asherman (Adherencia intracavitaria), que es una secuela de los curetajes uterinos mal realizados o infecciones uterinas.

Cirugía Laparoscópica

Este tipo de cirugía se inicia con los albores del siglo XX, cuando Ott un ginecólogo ruso con la ayuda de velas y espejos logra avistar la cavidad abdominal en su interior; desde esa fecha hasta acá la técnica ha sufrido enormes cambios y en la actualidad contamos con equipos muy sofisticados que nos permiten realizar todo tipo de cirugías que anteriormente teníamos que realizarlo en forma abierta (Laparotomía), evitando de esta manera la formación de adherencias y obteniendo una recuperación mucho más rápida, reincorporándose la paciente en seguida a sus funciones habituales.