• UNIDAD DE FERTILIDAD Y ESTERILIDAD CONCEBIR

Tratamientos Generales

Microcirugía reconstructiva

La alteración de la función tubaria en el útero puede llegar hasta un 30-40% en las mujeres que presentan problemas de fertilidad y tienen un origen multifactorial

La alteración de la función tubaria en el útero puede llegar hasta un 30-40% en las mujeres que presentan problemas de fertilidad y tienen un origen multifactorial, siendo las más importantes la enfermedad inflamatoria pélvica, la endometriosis y las adherencias postoperatorias de la pelvis que lastiman tanto el lumen de las tubas cuanto la serosa que les recubren y producen una falla mecánica y funcional.

En los casos de infertilidad la microcirugía reconstructiva sirve para recuperar la funcionalidad de las tubas uterinas, que son las que permiten el transporte de los gametos, óvulos y espermatozoides y su consiguiente fertilización para alcanzar luego el embarazo. Este manejo inicial del ambiente pélvico tiene mucha importancia porque allí está la clave para obtener mejores resultados en la restauración de la anatomía y la función de las trompas uterinas.

Un grupo aparte forman las pacientes que anteriormente se habían ligado por maternidad satisfecha y que por diversas situaciones quieren recuperar la permeabilidad tubaria para conseguir un nuevo embarazo.

Existen dos maneras de realizar la microcirugía reconstructiva de las trompas y la cavidad pélvica, la primera consiste en la tradicional mini-laparotomía, que es una cirugía abierta a la cavidad pélvica y la segunda, que utiliza los métodos modernos de endoscopia y que permite realizar una cirugía mínimamente invasiva, como la laparoscopia, que redunda en beneficio de la paciente pues evita la formación de adherencias y tiene una recuperación mucho más rápida, lo que le permite reinsertarse casi inmediatamente a sus diversas labores cotidianas.

Testimonios

Fernanda Dueñas

“Estoy muy agradecida a el Dr. Flores, por haberme ayudado a tener mi bebé. Tuve que coger óvulos de una chica más joven, ya que no encontré pareja hasta los 42 años, y cuando nos pusimos a buscar un niño, ya era tarde para mí .Tuvimos muchísima suerte porque me quedé embarazada en el primer tratamiento. Nació Santiago hace 2 meses. Nació antes de tiempo, pero estamos ya en casa. Pienso en el Dr. Flores todos los días. Nunca olvidaré su cariño.”