La inseminación artificial: método alternativo para concebir un hijo

Proceso de inseminación artificial donde se insemina el óvulo visto bajo microscopio

Llegar a ser padres y conformar una familia es una de las metas de una gran cantidad de hombres y mujeres en el mundo, sin embargo, no todos logran por medios naturales materializar este objetivo.

Según el Dr. Hugo Behr presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Medicina Reproductiva, en el país el 15% de las parejas con edades en función reproductiva, correspondientes entre los 25 y 40 años presentan problemas temporales de infertilidad. 

Con el pasar de los años, se han realizado avances en una gran cantidad de aspectos que permiten abrir paso ante la adversidad y múltiples dificultades en cuanto a concebir un hijo. A través de tratamientos de reproducción asistida como lo es la inseminación artificial, se  logra un porcentaje favorable para un embarazo exitoso.

¿Qué es la inseminación artificial?

Es uno de los procedimientos de fertilidad artificial más utilizados por la medicina reproductiva ante la presencia de un problema de infecundidad. Esta técnica se suele realizar hasta los 40 años de edad y consiste en depositar en el útero, al momento de la ovulación, una muestra de semen previamente seleccionada en el laboratorio.

Este método es sumamente sencillo, indoloro y eficaz. Al llevar a cabo la inseminación artificial, se logra incrementar las posibilidades de que el óvulo resulte fecundado por el espermatozoide, al acortar la distancia entre ambos y como resultado se consigue el embarazo.

Origen del semen

Usualmente la inseminación artificial es una técnica empleada al existir problemas reproductivos entre las parejas, como lo es el caso de poca concentración o movilidad de los espermatozoides en el hombre o contrariedades en la ovulación y alteración del cuello uterino en la mujer. No obstante, es una excelente opción para aquellas mujeres solteras que tengan el deseo de ser madres o parejas del mismo sexo.

De acuerdo a cualquiera que sea el caso, la inseminación artificial puede ser realizada con el uso de un semen portado por el propio cónyuge o a través de un donante anónimo. 

Inseminación artificial homóloga o conyugal (IAC): La figura masculina de la pareja, al momento de hacer la inseminación, entrega en el laboratorio una muestra de semen que posteriormente será evaluada, seleccionando los espermatozoides con mayor movilidad, siendo estos los ideales para lograr la fecundación.

Inseminación artificial heteróloga o de donante anónimo (IAD): En este caso, los espermatozoides empleados para la inseminación serán tomados del banco de semen. Se realiza una descripción detallada de los rasgos físicos del donante, para que este tenga parecido con el paciente, o en el caso de ser una madre soltera, se adapte a sus preferencias.

Además, a la persona de donde procede el semen se le realizan estudios en donde son evaluados aspectos psicológicos y se le efectúan una serie de análisis para descartar enfermedades genéticas o infecciosas como: hepatitis, HIV y sífilis que puedan afectar directamente a mujer sometida al tratamiento y al futuro embarazo.

Tipos de inseminación artificial

Existen cuatro tipos básicos, tomando en cuenta la ubicación en la cual se lleva a cabo este procedimiento de reproducción asistida:

Inseminación Intrauterina: Es un procedimiento simple que consiste en someter el semen a un proceso llamado “lavado de esperma”, en el que se sustrae una suma importante de esperma sano. Posteriormente, se introduce en interior del útero de la mujer, mientras esta se encuentra ovulando, permitiendo la fecundación.

Inseminación Intracervical: Esta técnica resulta una de las más utilizadas por su sencillez y rápido proceso de realización. Radica en introducir los espermatozoides a través del cuello uterino, con la intención de que estos recorran fácilmente su camino hacia el útero, logrando la fecundación del óvulo.

Inseminación Intratubárica: Consiste en el método en el cual la introducción de los espermatozoides se ejecuta con un catéter, el cual atraviesa el cuello uterino, llegando finalmente a las trompas de Falopio. 

Esta técnica resulta una buena alternativa cuando existen problemas con el moco cervical u ovulación inconsistente. Sin embargo, su empleo se ha ido descontinuando, debido a que es una técnica un poco invasiva y se le ha vinculado por ser causante de infecciones y de poseer una tasa de éxito incierta.

Inseminación Intravaginal: Es una de las menos conocida y más sencilla entre todas las anteriores. Reside en depositar el semen en una jeringa estéril, introducirla dentro de la vagina, logrando que el contenido llegue al útero y finalmente concebir el bebé.

Tasa de éxito

Antes de someterse a la inseminación artificial, es aconsejable que la pareja se realice una serie de análisis y estudios de fertilidad y así conocer las distintas causas que pueda imposibilitar la gestación. La edad de la mujer, la reserva ovárica, condición del esperma o  el nivel de alteración que provoca la infertilidad son algunos de los motivos.

Las posibilidades de éxito de una inseminación artificial corresponden aproximadamente a  un 15% o 20% por ciclo. Es probable que la mujer no logre concebir el embarazo la primera vez que se somete a este tratamiento, sin embargo, al cuarto intento se puede obtener una tasa acumulativa entre 45-60% dependiendo del caso. 

Para aumentar las probabilidades, es usual someter a la mujer a un tratamiento hormonal que permita estimular los ovarios y mantener un control ecográfico, y así determinar el día adecuado para efectuar la inseminación.  Es importante destacar que cuando esta técnica artificial de fecundación se realiza con semen de donante el porcentaje de efectividad es mayor. 

Dado el caso, que luego del cuarto intento empleando este método no dé como resultado el concebimiento del bebé, es probable que deba descartarse este medio y dar paso a otro  tipo de técnicas más complejas, como lo es la fecundación In-Vitro.

En Concebir poseemos la más actualizada tecnología de punta y especialistas capacitados en inseminación artificial en Quito, para que logres materializar de manera adecuada y bajo la más profesional atención, el anhelo de ese embarazo tan deseado agenda tu cita con nosotros.





Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otros artículos